Noticias
REGÍSTRATE

Cáncer colorrectal, de próstata y mama, los más comunes en ancianos

Montserrat Lázaro, Jaime Feliu, Francisco Javier Cerdán e Inmaculada Rodríguez.

El cáncer colorrectal, el de próstata y el de mama son las neoplasias más comunes entre las personas mayores, según datos de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM). Así se ha puesto de manifiesto en el XIX Congreso de la Sociedad Madrileña de Geriatría y Gerontología, celebrado este jueves en la Residencia Los Nogales Pontones.

“Cuando más vivamos, más expuestos estaremos a carcinógenos”, ha señalado Jaime Feliu, oncólogo del Hospital Universitario La Paz en la mesa redonda dedicada a las neoplasias más comunes entre los ancianos, moderada por la geriatra Montserrat Lázaro, del Hospital Clínico San Carlos. En ese marco, el experto ha reconocido que el cáncer es una patología vinculada al envejecimiento, aunque el hecho de padecerlo o no “es una cuestión de azar”.

“El problema de los ancianos es que el cáncer se diagnostica en etapa más avanzada que en las personas más jóvenes”, ha afirmado el especialista, quien ha destacado que “en las campañas de detección precoz se excluye a los mayores de 70 años”. Esto hace que en muchos casos el cáncer se detecte en urgencias. “Va aumentando la sintomatología y al final va a urgencias y ahí es donde se diagnostica”, ha apuntado Feliu, para quien es necesario concienciar a la sociedad y a las administraciones.

Atención a los síntomas

En ese sentido, el cirujano digestivo Francisco Javier Cerdán, de la Clínica Santa Elena, ha subrayado la importancia de poner atención a síntomas como el sangrado anal o la anemia ferropénica (el síntoma atípico más frecuente de cáncer colorrectal). Estos, ha dicho, deben hacer al facultativo “sospechar que el paciente puede tener un cáncer” y realizar las pruebas oportunas, a pesar de la creencia generalizada de que no merece la pena.

“El gasto que lo atiendan los políticos. Para mi paciente, nadie me niega una colonoscopia”, ha señalado el especialista, que cuenta con varias décadas de experiencia en cirugía digestiva.

“No se trata a los pacientes ancianos como a los pacientes jóvenes”, ha lamentado Cerdán, de acuerdo con el cual “la morbimortalidad es prácticamente la misma en pacientes mayores y jóvenes tras una intervención” de cáncer colorrectal. “El sentido común nos tiene que orientar”, ha aseverado el experto, para el que “la cirugía paliativa también puede ser una opción”. “Puede evitarse una obstrucción con anestesia local. Se hace y por lo menos que no se muera devolviendo heces”, ha señalado.

Por su parte, Inmaculada Rodríguez, médico de la Residencia Amavir Valdebernardo, ha compartido su realidad, en la que la mayoría de los pacientes son grandes dependientes o con un deterioro cognitivo muy pronunciado, por lo que un cribado de cáncer “no interesa” y, en la mayoría de los casos, se descarta incluso el tratamiento activo.